Ahora en HD

lunes, 19 de octubre de 2015

Dos días enteros para memorizar un poema

Y ahí estaba yo y ellos empezaron a coger y yo no supe que hacer. Al principio vi mi bebida y luego los vi a ellos, luego vi la etiqueta de mi bebida y luego volteé a mi lado derecho. Una onda de incomodidad me recorrió, no supe que hacer y me salí de la casa, caminé, me terminé mi bebida, llegué a un Oxxo y me compré unos pingüinos, revisé Twitter, me comí los pingüinos, llegué a un puesto de hot-dogs, compré una botella de agua, pagué, un vago me pidió dinero,  le dije que no traía, me siguió dos cuadras, llegué a mi casa y me dormí.

Días después estaba en el trabajo y sin que yo lo pidiera me llegó una imagen como flashback de ellos cogiendo.

Cuando los volví a ver el bato me saludo super casual como si hiciera eso enfrente de todos sus conocidos y me contó que le habían ofrecido trabajo sabe donde vergas y entonces me cagué porque no me acordaba si le había puesto la alarma al carro y pensé a la próxima le pongo la alarma y doy un pequeño saltito para que se me quede grabado, luego pensé que me iba a ver bien cerote 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada