Ahora en HD

jueves, 16 de marzo de 2017

Sujetame del cuello hasta borrar las palabras de mi mente

Auto-reflexi√≥n de un suicidio pt. 1 (Maquinas innecesarias) 

Cuando sientas que todo el mundo está en tu contra lo más probable es que estés enojado contigo mismo.

Sientes odio hacia ti, pero para soportarlo lo tienes que soltar a los dem√°s en peque√Īas cantidades o a veces (en los peores casos) todo de un jal√≥n.

Y ese d√≠a en la ma√Īana en mi trabajo, ten√≠a todo mi enojo en la superficie de mi lengua, quer√≠a expulsarlo, me ped√≠a ser expresado y tomar control. Y ella lleg√≥. Camin√≥ hac√≠a mi y yo relam√≠a cada una de las palabras que estaba meticulosamente preparando, listas para hacer todo el da√Īo emocional posible, claro pasiva-agresivamente. No hay que ser tan burdo.

Quer√≠a que sintiera todo el dolor que yo siento, que viera que no hay esperanza, que su vida significa nada. Quer√≠a sentirme superior. Apuntar cada palabra a cada defecto, no dejar nada vivo y estrellar cada uno de sus sue√Īos contra la pared, machacar su felicidad. Tomar total control. Qu√© no se aceptara y se hundiera, con mi m√°s m√≠nimo esfuerzo f√≠sico.

Luego ella me dijo "¡Hola, qu√© calcetines tan padres!" y sucumb√≠, me quebr√©. Mi esp√≠ritu de odio se desvaneci√≥. Llor√© internamente y luego mentalmente hecho bolita flot√© hacia el inmenso cielo, donde me convert√≠ en un cuervo y vol√© hasta el sol donde mor√≠ carbonizado.

Luego con un peque√Īo tick en el ojo le respond√≠ "Gracias, Los compr√© en Walmart"

Y ella contest√≥ "¿En la secci√≥n de weones culiaos?"

Auto-reflexi√≥n de un suicidio pt. 2 (Una escena que nunca existi√≥)  

Su boca no se detenía y salían puras palabras que me producían inconformidad.

Est√°bamos en un restaurant-bar. √Čl contaba que tan feliz estaba en su vida de casado, que su esposa le hac√≠a desayuno, que estaban pensando en tener un beb√©,  qu√© ten√≠an sexo todos los d√≠as y que experimentaban mucho, que su esposa era de no se que pinchi familia pudiente que me vale verga y finalmente remat√≥ con que estaban a punto de cumplir 6 a√Īos de casados.

Sostuvo su cerveza con la mano derecha la cual ten√≠a el codo en la mesa, arqueo la ceja ligeramente como si fuera involuntario y luego bebi√≥ un muy peque√Īo trago. Todo vi√©ndome a los ojos, luego hacia el escote de nuestra amiga.

Lleno de confusión de cada una de sus palabras me toqué la nariz con el dedo índice y el dedo pulgar, como si quisiera limpiarla de arriba a abajo.

Digiriendo las ideas noté que estaba celoso de las cosas que presumió y estaba triste de que él pudo encontrar a alguien que aceptara sus fallas, decidiera compartir sus gustos, sus opiniones, su odio y amor por el mundo, siendo él una puta escoria.

El amor se trabaja, el amor se gana, no llorando y no pidiendo. No eres buena persona por querer a alguien y alguien no es mala persona por rechazarte. Tienes que quererte a ti mismo lo necesario para ser atractivo ¿Qui√©n quisiera o√≠r historias tristes todo el d√≠a? Imb√©cil.

Y sobre todo: El amor se agota. El amor consume energ√≠a, cansa mucho y se termina. En uno o ambos extremos. Pero ¿Sabes qu√©? Igual la vida. En el mejor de los casos en una relaci√≥n amorosa si se vive lo suficiente, uno ve al otro morir.

√Čl sigui√≥ mirando el escote.

Entonces solo dije: "Tu esposa tiene cara de que siempre se est√° aguantando un estornudo"

Luego viéndome dijo: "Te voy a sembrar de un vergazo" sin titubear.

Luego volvió a mirar el escote.

Auto-reflexi√≥n de un suicidio pt. 3 (Domingo o Mi√©rcoles) 

Es mi lugar favorito para ir a reflexionar.

No hay nada que se sienta igual, el perder el aliento, el que las palabras en tu mente pasen a ser algo secundario y el sentir los m√ļsculos hervir hasta pensar solo morir.

El lugar se llama la milla (aunque mide 1.77 kilómetros porque la reconstruyeron ya que había otro lugar que se llamaba igual, medía lo mismo y entonces para evitar una demanda la ampliaron) y es un lugar para ir a correr y hacer ejercicio.

Hace tiempo ya, como a las 8:16pm (aprox.) iba sobre mi segunda vuelta sobre la pista cuando noté que había un homeless masturbándose tras unos arbustos en la parte más oscura. No podía detenerme, notaría mi miedo y tampoco podía dejar de correr porque tengo que dar exactamente 3 vueltas (si no me da combustión espontánea)

Entonces justo cuando pasé enseguida de él, me vio a los ojos y continuó tocándose, escondido en su nidito de amor. Lo ignoré. Ni modo, aun me faltaba una vuelta. Seguí corriendo.

Cuando volví a pasar por allí en mi tercer vuelta el homeless ya había terminado, estaba parado allí totalmente vestido y fumando una colilla de cigarro apagado (Sí).

Fui su inspiración pero ya me superó, muy rápido, siguió adelante con su vida, no creo que me llame o me contacte luego. Fui algo pasajero. Fui nada. Lo odio.

Y hasta le fecha ning√ļn mensaje de √©l.

Auto-reflexi√≥n de un suicidio. Pseudo-Final

"Y estoy muy tentado a dejar que esta sensación me envuelva. Y a ser uno con la idea de irme sin la promesa de volver. No puedo decir que te entiendo, y no puedes decir que sabes lo que pienso. Y tengo mil toneladas de peso dentro de mi pecho, la mente exhausta y ni una gota de emoción. Solo trato de encontrar donde descansar."

"Acabo de comprar una bolsa de Doritos ¿Quieres?"

"Sip"