Ahora en HD

miércoles, 17 de abril de 2013

Ridiculizando sentimientos

En la primaria había una niña que me gustaba mucho y siempre me acercaba a ella a pedirle cualquier pendejada (un lapiz, colores, un sacapuntas) nomas para hablarle y poder saca la cura con ella. Era casi de diario que hacía eso (que pinchi alguate) ya que esa niña me traía loco.

Y hace poco la vi ya con dos niños que parecían ser sus hijos en el super, entonces me hice pendejo agarrando muestras de queso gratuitas para no saludarla y me dice la señora del stand "¿Cual te gustó más el manchego o el gouda?" y le dije "Ni uno" y agarre otra muestra nomas para cagarle el palo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada