Ahora en HD

sábado, 8 de enero de 2011

Medidos

Bueno pues era un día de vacaciones valin y yo me había ganado 200 bolas y feria por pintar una barda de una casa por la Pitic, excelente pensé, soy rico, voy a compartir mi riqueza con mis amigos, entonces compre 9 cahuamas y todo bien dije hoy sera noche de fiesta y la verga, entonces les llame a la casi todos mis amigos y ni madres acá o no contestaban o andaban de mandil.

¿A la verga que voy a hacer con 8 cahuamas? (Ya me había tomado una) y todavía traía una botella de oso negro y para acabarla de mamar traía un chingo de hambre, chingado me debí de haber comprado algo de comer tan siquiera un puto gansito o alguna pendejada así.

Entonces me acorde de un amigo que hace un chingo que no veía y le llame
-¿We?- pregunté -Simón llégale- me respondió el. A la verga fierro allí es el pedo.

Llegue al departamento de mi compa y ya le dije no que traigo 8 cahuamas y un chingo de hambre que tienes de comer y abrí su alacena y vi un atún, a la verga todo bien para que no me pegue tanto y ya lo iba a abrir y el morro me dijo no que neta que ando bien pobre we, es lo que tengo para la semana de hecho me eh estado yendo a patín ala escuela y una lloradera acá, sobres pues culon le dije, ni pedo.

Entrando la peda las cahuamas se fueron consumiendo como si jugáramos a beber aire, el tenia un chingo de problemas, cada trago que le daba a su cahuama me contaba cosas mas tristes y mas culeras, problemas de dinero, muy mala suerte en el amor, le robaron el carro, su jefa lo corrió de su casa, intentos de suicido y unos pedotes bien pasados de lanza, pareciera que su vida no tenia solución próxima y el alcohol que le lleve le ayudaba a detener su mente de pensar esas cosas horribles autodestructivas y el se sentía bien de contar eso y liberarse un poco, pensaba que así de fácil como me las decía así de fácil le podía responder con una solución. Me sentí bien, es como si le detuviera el tiempo un poco...

Cuando menos me di cuenta ya se habían acabado las cahuamas, a la verga somos unos cerdos pensé... hora del oso negro y simón, entonces todo se torno un poco borroso y mi compa empezó a querer llorar, pero parecía que no podía, que lo único que podía sacar eran lagrimas de alcohol y balbuceo un millón de cosas entre dientes a las cuales no les pude poner la suficiente atención y de repente se boto, cayo como ladrillo al suelo, sin mas ni mas.

Shhh, que mal pedo, lo lleve arrastrando a su cama y allí lo deje, no lo tape, eso hubiera estado bien marica... entonces me chingue el atún y me fui a la verga.

1 comentario:

  1. =S siempre que se queda botado un compa we, revisa su billetera.

    ResponderEliminar